En Morovis No

Había pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos. A algunos, las redes sociales nos han mantenido en contacto. De esta manera hemos podido presenciar bodas, divorcios, noviazgos, decepciones, frustraciones, nacimientos, éxitos, triunfos, alegrías, mudanzas, anécdotas, ocurrencias, en fin, todo lo que una persona comparte en sus redes sociales. Y aunque la tecnología nos mantiene unidos, necesitábamos de ese calor que proporciona un abrazo, un saludo, una charla, un rato ameno, como si el tiempo no hubiese pasado.

¿Que nos mueve a asistir a un reencuentro con nuestros ex compañeros de escuela superior? Hay una etapa en la que queremos ir a ver quién se puso gordo, a quien le va bien, a quien le va mal, quien ha hecho algo con su vida, quien se ha quedado estancado. Algunos van a presumir su trabajo, su pareja (aunque dentro de sí sepa que no es feliz), su familia, su casa, su carro, lo cómodo que vive sin preocupaciones y sin ninguna responsabilidad en su vida y en ocasiones hasta inventan una vida totalmente distinta a la realidad. Llegada la fecha, hora y lugar acordados, encontramos grupitos regados por varias esquinas del lugar. Compartimos con las mismas personas con las que ocasionalmente o a menudo nos encontramos, porque en el otro grupo hay alguien que nos cae mal. No recordamos por qué o quizá hasta lo recordemos, pero forma parte del pasado. O en otro grupo está presente la persona con la que tuvimos una relación ya sea de pareja o de amistad y por razones que no vienen al caso, terminó y se quedaron heridas abiertas y no terminaron bien. Podemos ver una infinidad de panoramas bajo un mismo techo. Aunque todos disfrutan, se saludan o cruzan palabras, no hay una confraternización real. La noche transcurre entre miradas de un lado a otro, una que otra sonrisa por cortesía, incluso una que otra mirada de esas que matan. El exceso de alcohol, música, bromas de mal gusto y altercados entre algunos, quedan grabados en nuestra memoria y poco a poco nos vamos retirando, sintiéndonos superiores o inferiores a los demás.

Conforme pasa el tiempo, vamos adquiriendo madurez (esto no necesariamente ocurre con todo el mundo) y nuestra mentalidad cambia. Soltamos poco a poco las viejas heridas, las rencillas, le comenzamos a dar prioridad a otras cosas, nuestros intereses cambian, la forma de ver la vida cambia. La vida nos va colocando en el lugar al que vamos destinados a estar. Un día, nos topamos de frente con alguien, a quien en otro momento le esquivaríamos la mirada, pero esta vez se escapa un “hola” de nuestros labios, una sonrisa y una extraña alegría por encontrarte a esa persona. Vamos acercándonos a más personas porque entramos en una etapa donde lo importante es sumar, no restar. Esto crea en nuestro ser una llamita de nostalgia que nos inunda de deseos de compartir un ratito con aquellos que nos conocieron cuando no teníamos nada propio, cuando usábamos todos los días la misma ropa, cuando nuestro almuerzo era el del comedor, de ‘La Cárcel’, de ‘La Donera’, de la guagüita de pizzas o de ‘los chinos’. Queremos sentarnos un rato a hablar como cuando nos sentábamos en ‘la glorieta’, en ‘la esquina de cuarto año’ y a lo mejor algunos quieren recordar cuando se iban a “la media luna’. Queremos recordar las anécdotas bonitas, y las no tan bonitas, pero que forman parte de nuestra historia. Queremos recordar lo que éramos, o que alguien nos recuerde lo que hemos olvidado o lo que hemos querido olvidar, eso que nos hace ser quien somos ahora. Incluso queremos que nos pregunten: “¿te acuerdas cuando te gustaba fulan@? O hasta queremos recordar los carros que rondaban la escuela con la música sonando a todo volumen, tan alto que la vibración se sentía en el piso del ‘Planetario’ y las ventanas de los salones de química vibraban. El repertorio de canciones incluía canciones como “En La Disco Bailoteo” de Wisin y Yandel, “Cógela que Va sin Jockey” de Yankee. Alguno que otro maleante frustrado pasaba con “Mami Yo Quisiera Quedarme” y otro despechado escuchaba “A Ella Quien la Vio Llorar Fui Yo” o “Aunque Te Fuiste” de Don Omar y “Ya Me Cansé” de Yandel. Otros grupos escuchaban “Bring Me to Live”, “Going Under”, “My Immortal” de Evanescence, “Somewhere I Belong” de Linkin Park. Los fanáticos del rock en español “Mariposa Traicionera” de Mana y “El último Polvo” de Caramelos de Cianuro. Los enamorados o con sus corazones rotos escuchaban “Mientes Tan Bien” de Sin Bandera, “EL Problema” de Ricardo Arjona o “Fotografía” de Juanes y Nelly Furtado, Recordar el talento de nuestros compañeros “Chayanne”, “Britney”, “Thalía”, “Olga Tañón” y aunque la Muchas de las personas con las que estudiamos aún viven en el país, otras se han ido a otros países a echar pa’ lante a su familia o en busca de una mejor calidad de vida, y otros lamentablemente no forman parte de este mundo terrenal. Volver a reencontrarnos se vuelve casi imposible. ¡Nuestra clase era enorme! De la misma manera que algunos sí deseamos mantener contacto o volver a vernos al menos un día, hay personas a las que eso no les interesa, y también se les respeta porque es su manera de ser. Las agendas y compromisos de cada uno son distintos, pero finalmente se acordó día y lugar. Rápidamente me puse en contacto con mis amigas más ‘close’ para confirmar que iban y cuadrar un “girls night out” de una vez (dos pájaros de un tiro). Llegado el día, los mensajes de texto de “¿a qué hora bajas?”,”¿qué te vas a poner?” fueron recibidos desde temprano. Algunos no pudieron llegar, otros dijeron presente. Al llegar al lugar se sentía un ambiente de alegría. Contrario a otros años, hubo mayor confraternización y las vibras eran las mejores. El lugar era perfecto para los compañeros que, de haber sido en otro lugar, no habrían asistido. Fue un grupo pequeño, pero a decir verdad, se pasó muy bien. Como siempre, hubo quien se quedó distante a los demás. Al cabo de algún tiempo, poco a poco fueron retirándose del lugar y otros llegando. Terminó la banda de tocar, con la que hasta uno de los más calladitos, armado de valor (de ese que nos entra luego de par de tragos), canto a dúo con otra de las chicas. El intento en buscar música de nuestra época entro en discusión, porque habíamos unas que no queríamos reguetón. “Que no sea reguetón, ni Romeo, ni trap, aparte de eso, cualquier música.” A lo que alguien contestó: ¿De cuándo acá no te gusta esa música? Me imagino que si estas por San Juan hasta la bailas.” La contestación inmediata fue: “Sí, pero en Morovis NO”. Las risas no se hicieron esperar. Y alguien dijo: “No sé por qué pero creo que ella va a escribir algo de esto.”

Ya era hora de irse y contrario a otras veces, todos estaban aptos para guiar. No hubo planes de afterparty y a donde estaba abierto a esa hora, sino un “Vamos a cuadrar para llevar los nenes al circo”. O un “suave por ahí, que llegues bien.” Cada quien se marchó del lugar, algunos a su casa, algunos a su trabajo y otras, como yo, a mis compromisos con Netflix. Camino a casa di gracias, por esa noche. Sentí una alegría inmensa al ver el cambio de muchas personas, de esos cambios que sabes que son genuinos. Me dio tristeza no haber podido compartir con algunos de los que no pudieron asistir y hubiese querido que estuvieran ahí. Me dio tristeza ver, como algunas personas viven aferradas a un pasado y eso les impide seguir a delante y soltar esa carga que se produce cuando tienes un malestar con alguien. Y sentí una infinita alegría de ver que un pueblito donde durante algún tiempo se ha destacado aspectos negativos como los robos, asesinatos problemas de luz, de agua, de hoyos en las carreteras, poco a poco se vaya levantando y que los que estamos haciendo algo positivo y aportando al país somos más. ¡Goostreshmy, que se repita!

2 comments

  1. Zulymar Hernandez · August 26, 2017

    Me encanta!!!

    Like

  2. Wilnelia · August 31, 2017

    Yo no se….. pero yo la pasé mal….. jajaja siiiii clarooooo!

    Que rico fue verlos, q se repita!!!!

    Te quedó brutal!!!!!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s