De Mi , Para Mi

​A veces la soledad nos da las mejores lecciones que podemos aprender. Esta fecha ( a menos de 24 horas de celebrar el día de San Valentín)  en la que a donde quiera que vas tus ojos solo ven los colores rojo y rosa,  te golpeas la frente con un globo gigante en forma de corazón, o te das en la espinilla con el rack de chocolates con la caja en forma de corazón, ocasiona que muchos personas sin pareja o que estén  viviendo una relación tormentosa se depriman. Comienzan a preguntarse si les regalarán ese día (ajá porque la mayoría repiten como el papagayo que es un día comercial y toda esa letanía, pero bien que esperan que alguien les regale aunque sea una paletita de las que tienen forma de labios). Los más faltos de autoestima comienzan el bombardeo de post en las redes sociales anunciando que están disponibles para invitaciones o para regalos, diciendo a los cuatro vientos que se sienten solos y necesitan a alguien en su vida, hacen reflexiones sobre qué bonito seria ver la novela acurrucado con alguien, en vez de con un gato pasándole el rabo por las piernas o abrazando el cojín decorativo del sillón. 

La gran mayoría ha tenido relaciones anteriores y han fracasado, algunos más de una vez. Lo que nos debería hacer entrar en razón, y analizarnos. El camino de la  obsesión por no estar solos nos conduce a aceptar el primer “pela gato o pela gata” que llegue con palabras bonitas o detalles bonitos, quizá no sientas muchas compatibilidad, quizás tengas muchas señales de alerta que te indican que aún no estás listo o lista, pero aun así, como peor es na’ continuas, envolviéndote y dejando que algo que no es real crezca más de lo que nunca debió crecer. La intuición no falla, y nos lo dice, algunos prefieren ignorarla, porque aunque no lo tengan claro (o lo tienen claro y prefieren ignorarlo) y dicen no temerle a nada, tienen autofobia. Tienen terror a estar solos y por eso viven en una constante búsqueda de alguien que ocupe el lugar que tiene la soledad.

 Esta obsesión deja claro que hay muchos espacios en la vida que necesitan ser cubiertos y que el desamor que sentimos hacia nosotros mismos es enorme. Estos espacios podemos cubrirlos, si el mismo tiempo y energías que invertimos en encontrar pareja, las invirtiéramos en nosotros mismos, en recuperar nuestra autoestima, nuestra seguridad, nuestra esencia. La soledad te da ese espacio único donde te puedes encontrar y conocerte. Nuestro cuerpo y nuestra mente esconde talentos, habilidades y fortalezas de las que no estamos conscientes, porque no nos hemos tomado el tiempo de conocer. Basta con buscar las herramientas necesarias que nos ayuden a conectar con ese ser, que tenemos dentro de nosotros, pero al que no conocemos.  Las herramientas y los recursos están, sólo hay que buscarlas. Si pasamos mucho tiempo en las redes sociales, saquémosle provecho, estas nos permiten conocer diversas maneras para trabajar con uno mismo, desde clases, talleres y retiros hasta artículos, videos e imágenes de reflexiones que trabajan nuestro subconsciente de manera extraordinaria si nos enfocamos en las cosas positivas. Y siempre es de inmensa ayuda y esencial, buscar un guía espiritual o un ‘life coach’, no tiene que ser un psicólogo ni  un religioso, aunque es preferible, pero si no te sientes preparado para hablar de ti con un completo desconocido,  a veces en nuestra comunidad, en nuestra familia o en nuestro círculo de amistades hay una persona que te puede ayudar y guiar en tu búsqueda de herramientas. Ahora bien, teniendo claro que no cualquier persona está capacitada para ayudarte de la manera correcta. La clave está en tener claro nuestro objetivo: llegar a amarnos inmensamente y comenzar una relación con nosotros mismos.

La relación con uno mismo tiene que comenzar de la misma manera que comenzamos una relación con otra persona, conociéndose. Tan fácil como, varias veces en semana sacar unos minutos para hacer una lista de las cosas que nos gustan, de las cosas que queremos hacer o lograr, de lo que no nos gusta, de nuestras cualidades que nos hacen únicos, de las cosas nuevas que quisiéramos intentar, de lo que sea, lo importante es saber eso que hay dentro de ti. Si no se nos hace fácil hacer esto por nosotros mismos, pregunta a alguien que sepas que te tiene muchísima estima y pídele que te ayude. Luego aprendamos a enamorarnos, como mismo enamoramos a alguien, con palabras lindas, vistiéndonos y arreglándonos lindos, perfumándonos, para nosotros mismos. También tenemos que sorprendernos. De repente fuiste a comprar papel de baño y “bam” te diste en la espinilla con el rack de chocolates, pues ahí tienes una señal, regálate un detalle, cómprate ese corazón de chocolates para ti. Si imaginas como se vería un arreglo de flores encima de tu mesa o tu escritorio de trabajo, regálatelas, ten un bendito detalle contigo sin esperarlo de alguien más. Y, ¿cómo no? , tener una cita con nosotros mismos, sea en nuestra casa o en un restaurant, preparar un desayuno, brunch o cena, con el mismo amor que se la prepararíamos a alguien. Buscar mensajes y frases para llenarnos el espíritu, tal y como buscamos el mensaje perfecto para esa persona especial.

A fin de cuentas, la relación más larga que podamos tener es con uno mismo. Si llegamos a sentirnos bien y cómodos en nuestra soledad, entonces estamos preparados para tener una relación con  alguien más. Estar rodeado de personas (familia, amigos, vecinos, compañeros)  que nos quieren y nos apoyan te va a llenar aún más y son personas que a diario nos dan muestras de cariño y quizá las ignoramos. Una vez sintamos un profundo amor por nosotros mismos y nuestra vida esté rodeada de amor, positivismo, autoestima y energía, no se va a tratar de encontrar a alguien que nos acompañe y nos rescate de la soledad, si no de alguien que tiene que demostrarnos que tiene mucho que aportar en nuestra vida, tanto como para que queramos compartir  tiempo, espacio y energías en alguien más. ¡Amate para que puedan amarte! 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s